Los ingresos de Unidad Editorial caen un 19,7% hasta marzo por el coronavirus

El coronavirus golpea con fuerza las cuentas de Unidad Editorial. La editora de El Mundo, Marca y Expansión facturó 56,2 millones de euros durante el primer trimestre del año, lo que supone una caída interanual del 19,7%, según los resultados publicados este lunes por su matriz RCS Mediagroup.

Se sabía que la crisis pandémica ha puesto en serios apuros al sector de la prensa escrita nacional, con descensos superiores al 70% sólo en publicidad, pero faltaba poner encima de la mesa cifras concretas que permitieran cuantificar el impacto económico real. Realidad ante la que los editores se han visto empujados a solicitar una batería de medidas al Gobierno con el fin de garantizar su supervivencia.

La gravedad de la situación queda confirmada con la pérdida de 13,8 millones de euros en la actividad trimestral de Unidad Editorial respecto al mismo periodo del 2019, cuando ingresó 70 millones de euros. La compañía registró durante el primer trimestre un resultado bruto de explotación (ebitda) de 3,5 millones de euros, frente a los 8,6 millones del año pasado.

En el conjunto de RCS la tasa de caída se situó en el 16,9% tras alcanzar un volumen de negocio trimestral de 171,3 millones de euros, 34,9 millones menos. Como consecuencia, cerró con un resultado negativo de 6,1 millones de euros, cuando a 31 de marzo de 2019 las ganancias fueron de 4,9 millones.

El grupo atribuye esta evolución negativa a los efectos de la emergencia sanitaria y las consiguientes medidas restrictivas adoptadas para su contención, que han tenido como resultado una merma en las ventas publicitarias, la circulación de periódicos y la cancelación de todos los eventos. En relación a este último punto, hace referencia a la repercusión que ha tenido el cese de las competiciones deportivas en la actividad de Marca Apuestas.

Estas circunstancias han forzado la puesta en marcha de un Expediente de Regulación de Empleo (ERTE) en la madrileña Avenida de San Luis para mitigar las consecuencias de la pérdida de actividad, que supondrá una reducción de empleo y el sueldo en todas las áreas de Unidad Editorial, si bien la empresa se ha comprometido a respetar las estructuras una vez finalice el periodo de suspensión.

No obstante, dada la imprevisible evolución de la pandemia y que las ventas de publicidad continúan en barrena tanto en España como Italia, RCS expone que sigue cerca los acontecimientos y cuenta con las “palancas de gestión adecuadas para contrarrestar los efectos de la emergencia sanitaria en 2020 y, por lo tanto, confirmar las perspectivas a medio y largo plazo del grupo”.

Pese a todo, la compañía no descuidó su política de eficiencia. Prueba de ello es que al término del primer trimestre había ajustado sus costes operativos en 4,9 millones de euros, de los cuales dos millones corresponden a España. Su deuda neta se situó en 108,1 millones de euros, lo que equivale a una mejora de 23,7 millones en comparación con el cierre del ejercicio 2019.