WPP, una de las mayores compañías publicitarias a nivel mundial, está trabajando en una campaña contra la violencia armada, a pesar de trabajar para la NRA.