La Eurocámara se ha mantenido firme respecto a su idea de que la norma actual sobre copyrith favorece que las plataformas cosechen todos los beneficios, en detrimento de los creadores