José Antonio Abellán reconoce que se le saltaron las lágrimas mientras escribía un contundente artículo en su blog