La AMI quiere aplicar este incremento a tres de las cinco categorías laborales, que cobran un salario mínimo inferior a los 21.700 euros.