El tráfico fraudulento -producido en gran medida por los bots ilícitos- ocasionó el año pasado un deterioro económico en todo el mundo de 6.500 millones.