Las principales operadoras de televisión de Estados Unidos han formado un consorcio para estandarizar la conocida como publicidad dirigida o addressable advertising