España es uno de los países del mundo con menos fraude publicitario en Internet. En nuestro país, apenas llegó en el segundo semestre al 4,9% en desktop