Cabronazi se ha convertido en un verdadero negocio para sus creadores. Su página principal en Facebook ya supera con creces los 10 millones de seguidores