Bruselas ha dividido su plan de acción contra las fake news en tres puntos que exigirán el máximo esfuerzo por parte de todos los actores: organismos, políticos y medios.