La agenda económica de Joe Biden contempla una regulación más estricta para las compañías tecnológicas. Ante el nuevo presidente electo de los Estados Unidos se abre el reto de aumentar los impuestos