La forma en la que actúen ahora las compañías determinará en gran medida la percepción de la marca y su reputación.