Los consumidores españoles cada vez demandan más a las marcas que se posicionen socialmente.