Artículo de Juan Mas: Fran, Pozoblanco y el corazón