Los poderes extra otorgados al regulador de competencia en enero del año pasado permiten aplicar más medidas sobre gigantes tecnológicos.