Associated Press

AP pide a sus periodistas que dejen de enfatizar las cifras de contagios en sus historias porque no son fiables

| 15 ENERO 2022 | ACTUALIZADO: 17 ENERO 2022 8:29

La variante ómicron ha disparado los contagios de coronavirus hasta el punto de que los datos oficiales son difícilmente representativos de la realidad. Eso es lo que considera Associated Press (AP), que ha indicado recientemente a sus periodistas que eviten resaltarlas en las piezas que realicen porque no incluyen a la mayor parte de la gente que se autodiagnostica en casa mediante un test o a quienes están infectados sin saberlo. Esas cifras también ofrecen otros problemas como los retrasos en su entrega por festivos o fines de semana.

Todas esas circunstancias componen un escenario en el que posibles artículos enfocados en que un país determinado ha batido su récord de infecciones con un número determinado son difíciles de sostener. Especialmente tras unas fechas en las que el riesgo se ha disparado por actividad social y no ha habido oferta suficiente de pruebas autodiagnósticas en algunos lugares para atender la demanda. Esa situación complica la tarea de fijar la imagen del momento con datos, sobre los que en todo caso siempre ha habido controversia a lo largo de toda la pandemia debido a diferentes limitaciones de acceso o interpretación.

La agencia considera que las circunstancias actuales hacen que los datos facilitados por fuentes oficiales sean incompletos.

Por ejemplo, en el caso concreto de España los datos de la primera ola son difícilmente equiparables a los de las siguientes por la ausencia de test con los que comprobarlos que se daba en ese momento. Así que el indicador más aproximado de incidencia se basaba en hospitalizaciones y/o fallecidos, que a su vez podían reflejar una realidad en la que el coronavirus no fuera el detonante. En la sexta ola esas dos últimas cifras son notablemente más bajas en un contexto de contagios disparados, en parte por la gran capacidad para infectar de la variante ómicron pero también porque las pruebas de autodiagnóstico son mucho más accesibles.

Esas y otras variables relacionadas son las que ha tenido en cuenta AP para reducir el peso de las cifras de contagios como motor de su cobertura, aunque también hace notar a sus redactores que siguen siendo útiles para contextualizar algunas piezas en las que el resto de métricas tampoco aporta cercanía a la realidad. Los datos de infecciones permiten mantener una estadística más prolongada en el tiempo para visualizar tendencias, al margen de que sean más o menos acertados en el momento.