Mediaset da la campanada y ofrecerá todo el fútbol a través de su OTT

| 19 JULIO 2019 | ACTUALIZADO: 7 JULIO 2023 12:04

Nuevo player en el disputado mercado del fútbol televisado. Horas después de que DAZN descartara ofrecer el fútbol en España a corto plazo, Mediaset ha irrumpido con fuerza en el tablero de juego.

El grupo televisivo, en plena fase de lanzamiento de Mitele Plus, entra de lleno en el negocio de los derechos de fútbol al ofrecer esta temporada LaLiga Santander, la Liga de Campeones y la Europa League a través de su nueva plataforma de suscripción por internet.

Mediaset España apuesta fuertemente por su plataforma OTT incorporando el deporte rey y comercializándolo dentro de paquetes completos con móvil y fibra. El coste será de 35 euros al mes, impuestos incluidos.

Actualmente la única operadora que tiene garantizada la emisión de estas competiciones es Movistar como dueña de los derechos. Además, dado que tanto BeinSport (Mediapro) como Sky también renunciaron al fútbol, Mitele Plus surge como la única alternativa a la televisión de pago de Telefónica. Por lo pronto, su precio de salida es muy atractivo en comparación con los 85 euros mensuales que cuesta el paquete de LaLiga en Movistar Fusión.

Los términos del acuerdo económico no se han hecho públicos, aunque permite a Telefónica compartir los gastos de una de las mayores inversiones en la historia de la compañía. Por los derechos de La Liga desembolsó 3.421 millones de euros el año pasado, mientras que por los de la Champions pagó 1.080 millones

El anuncio se conoce a escasos días de que Mitele Plus arranque su andadura oficial el próximo 22 de julio. Por un precio de 2,5 euros al mes o 25 euros al año los usuarios podrán ver todos los contenidos de la plataforma sin anuncios y a través de la aplicación.

Con el pago por contenidos, Mediaset quiere diversificar sus ingresos, que hoy en día proceden casi exclusivamente de la publicidad, un sector que está en retroceso en lo que se refiere a la televisión lineal. En el primer trimestre del año, los ingresos de la compañía cayeron un 1,5%, hasta los 226,1 millones de euros.