El País estaría dispuesto a compensar a los quioscos abonando el porcentaje que suelen dejarles el precio de venta de la publicación sin IVA