Los directores de marketing (CMO) españoles están sometidos a una gran presión en sus organizaciones para que ofrezcan resultados a corto plazo.