En la decisión de los vicepresidentes ha pesado la importancia de contar con un equipo que cierre filas y favorezca el diálogo entre carteras