Varias cabeceras británicas están haciendo un ejercicio de transparencia inédito hasta hace poco, al reconocer en sus cuentas anuales el abono de extraprimas.