Imagina, la matriz de Mediapro, lleva meses colaborando con las autoridades estadounidenses para llegar a un acuerdo que evite ir a juicio