Manso era hasta ahora el director adjunto de la cabecera de Unidad Editorial, cargo al que accedió de la mano del propio Rosell.