Martin Sorrell se ha impuesto en el primer pulso a WPP -la empresa que fundó y de la que dimitió hace tres meses- y ha cerrado la adquisición de la agencia holandesa MediaMonks por 300 millones de euros