A pesar de que la mayoría de las personas licenciadas en comunicación son mujeres, tan solo un escaso porcentaje llega a altos puestos directivos