Google reacciona ante el boicot de anunciantes y agencias de medios

| 22 MARZO 2017

La investigación de la publicación británica Times sobre la difusión de anuncios en contenidos filoterroristas alojados en YouTube sin el permiso de las marcas está desencadenando un verdadero terremoto en el sector.

De hecho, el gigante publicitario francés Havas ha decidido congelar su inversión en espacios publicitarios de Google (dueña de YouTube) en Reino Unido -no así a nivel global-. En total, este holding invierte alrededor de 175 millones de libras en publicidad digital al año en las Islas Británicas.

Havas habría tomado esta drástica decisión después de que las conversaciones con Google no acabaran de la mejor manera, al no poder garantizar la compañía tecnológica que los contenidos difundidos en su plataforma se clasifiquen con la suficiente rapidez.

En este sentido, desde la sede británica de Havas consideran que «tenemos el deber de cuidar a nuestros clientes en el Reino Unido para posicionar sus marcas en el contexto adecuado, donde podamos estar seguros de que ese ambiente es seguro y regulado».

Havas, el Gobierno británico, The Guardian, L’Oréal o HSBC han decidido suspender sus inversiones publicitarias en Google.

En una línea parecida se situó hace unos días Martin Sorrell, CEO de WPP, la mayor empresa publicitaria del mundo. El directivo británico también responsabiliza a Google de perjudicar a sus clientes por vincular sus anuncios a contenidos poco recomendables y le conminó a solucionar los problemas, pues cuentan con todos los recursos y los algoritmos necesarios.

Incluso, también ha entrado en acción el Gobierno británico, puesto que, como anunciante que es, sus campañas institucionales también se habrían visto perjudicadas, al verse mezcladas con contenidos extremistas. Por ello, Google ha sido llamado a consultas por el organismo gubernamental Cabinet Office para dar allí las pertinentes explicaciones.

Así pues, tanto el Gobierno británico como varios anunciantes y medios de las Islas Channel 4, The Guardian, L’Oréal, HSBC o Royal Bank of Scotland) también han decidido suspender sus inversiones publicitarias en Google.

A España también ha llegado esta polémica y la Asociación Española de Anunciantes ya mostró a DIRCOMFIDENCIAL su preocupación“Somos, sin lugar a dudas, víctimas de esta situación y debemos dotarnos de las herramientas necesarias para minimizar esta exposición y poder mejorar la situación estableciendo nuevas normas, cambios contractuales y exigir una mayor transparencia y verificación del emplazamiento de los anuncios“, sugieren desde la asociación.

Cautela en Estados Unidos

Así las cosas en Europa, en Estados Unidos -país de origen de Google- no parece que la alarma haya cundido todavía.

Uno de las compañías publicitarios más importante del país -IPG- se ha negado a congelar su inversión en Google, según declaró su presidente, Michael Roth. Pese a dar oxígeno en este sentido a la compañía tecnológica, el directivo norteamericano instó al mismo tiempo a Facebook y a Google a asumir su responsabilidad por el contenido de sus sitios y utilizar filtros que puedan garantizar la calidad del contenido que distribuyen».

Otro voz reputada en el sector que se ha mostrado contraria al boicot a Google es Keith Weed, director de marketing de Unilever, que es el segundo mayor anunciante del mundo. Este directivo cree que la polémica con el buscador es solo una situación momentánea que distrae a los anunciantes de asuntos mucho más relevantes a abordar este año, como son la visibilidad o el fraude publicitario.

Sea como fuere, lo cierto es que finalmente Google ha pedido perdón a sus clientes y ha anunciado que -en las próximas semanas- ofrecerá a los anunciantes más garantías sobre dónde aparecen sus anuncios.