La industria publicitaria dará a conocer una guía de buenas prácticas sobre experiencia de usuario a finales de mes

| 11 JULIO 2019 | ACTUALIZADO: 12 MAYO 2021 13:57

La Comisión de la Industria Publicitaria nació hace dos años con el fin de mejorar la credibilidad, la seguridad, la eficacia, y la transparencia del sector publicitario y, más en concreto, de las prácticas en Internet.

Impulsada por la Asociación Española de Anunciantes (aea), aunque cuenta con la participación de otras entidades de la industria, se creo en un momento de máxima preocupación de las marcas en torno a cuestiones como el fraude publicitario digital, las bajas tasas de visibilidad de los anuncios o la ausencia de brand safety en algunos entornos digitales.

Desde el principio, de la Comisión ha trabajado para tratar de ordenar el sector, fundamentalmente mediante la publicación de guías de buenas prácticas. De momento, ya han emitido un documento sobre Ad Viewability (2017) y otro sobre “Transparency, Ad Fraud y Brand Safety” (2018).

La tercera guía tratará sobre la Experiencia de Usuario. Todavía se están dando los últimos retoques al documento, que podría ver la luz pública a finales de este mes de julio.

Desde la Asociación de Anunciantes reconocen que es necesario que el usuario internauta reciba una publicidad no intrusiva y responsable y su experiencia con el medio sea lo más positiva posible.

La publicidad digital suele generar rechazo

En efecto, según un estudio de la propia aea emitido el año pasado, los usuarios perciben que hay mucha/excesiva cantidad de anuncios en Internet. Esta respuesta alcanza una cuota del 87%, solo superada por la televisión (92%).

Y ese entorno saturado provoca que el grado de molestia de la publicidad digital alcance un 8,2 sobre 10. Nuevamente, solo es superado por la televisión (8,6). De acuerdo con el estudio, la publicidad se percibe en estos medios como un «obstáculo» a la acción del usuario y como una «imposición», lo que genera una respuesta activa de «evasión».

No solo molesta, sino que también genera desconfianza en buena parte de los usuarios a la hora de ver publicidad relacionadas con búsquedas que se han hecho anteriormente.

Como consecuencia de todo esto, hasta un 34% de los internautas españoles tienen instalados un bloqueador de anuncios en su navegador. Y los que no lo tienen, en una inmensa mayoría (un 90%) intentan saltarse la publicidad siempre que pueden.

No obstante, hay una luz de esperanza para anunciantes y agencias. Y es que una mayoría (alcanza un 6,4 sobre 10) reconoce que la publicidad es necesaria para que los contenidos digitales sigan siendo gratuitos.