Lejos de disminuir, la actividad de los dircom se ha intensificado notablemente con la crisis sanitaria, así como su papel de interlocutor dentro y fuera de la organización.