La compañía de la familia Rodés recupera la rentabilidad tras consolidar la fusión entre Antevenio y Rebold.