Crece la preocupación por el fraude publicitario en el vídeo digital

| 13 MARZO 2018 | ACTUALIZADO: 14 MARZO 2018 9:31

La explosión del vídeo digital acarrea preocupaciones a los anunciantes, siendo la principal el fraude publicitario en este formato. Un estudio de Dimensional Research ha indagado sobre esta cuestión preguntando a especialistas del sector.

El vídeo digital viene pisando fuerte. Este será su año y por ello, firmas de todo tipo de se están sumando a la tendencia estrella. Concretamente, eMarketer apuntaba a la publicidad en Smart TV, la programación en redes sociales o el auge de las OTT como algunas de las tendencias que triunfarán en el 2018. Tanto es así, que las predicciones de crecimiento de visualizaciones en Estados Unidos alcanzará los 228,8 millones de personas este año, llegando a los 248,9 millones en 2022.

El crecimiento de adeptos se presupone exponencial, al igual que las preocupaciones alrededor del vídeo digital. Casi la mitad de los participantes en la investigación (48%) afirman estar preocupados por el fraude en las redes publicitarias donde ubican sus productos audiovisuales. La cifra está muy por encima del 33% obtenido hace tan sólo un año.

No es de extrañar que el fraude se coloque a la cabeza de las dificultades a solventar. Para finales de 2017, Google publicaba un informe donde se relevaba que las pérdidas por prácticas fraudulentas en publicidad -reventa no autorizada de inventarios y suplantación de dominios- ascendía los 3,5 millones de dólares al día. Una situación que también puede afectar al vídeo.

El 84% de los encuestados asegura que incrementará el gasto en vídeo móvil en 2018

En España, medios y anunciantes se han unido para luchar contra el fraude creando FaqFraud. Las repercusiones, en su mayoría económicas, que acarrea esta lacra de la publicidad digital se notan en el sector y cada vez son más comunes las asociaciones de este tipo.

Junto a este, el otro gran reto se cierne en torno a la dificultad en la medición del impacto de su inversión en vídeo. Hasta un 45% de los marketeros apostaron por este como principal preocupación, un 5% más respecto al año pasado. A más distancia se encuentra la correcta orientación al consumidor, que consigue un 26% de respuestas.

Aun así, las empresas siguen aumentando su inversión en vídeo, especialmente en móvil. Tanto es así, que el 84% de los encuestados asegura que incrementará este tipo de gasto en 2018 (+10%). En cuanto a las plataformas en las que más confían, YouTube y Facebook se colocan a la cabeza de la clasificación en relación con la efectividad, según un estudio de Wyzowl .

La predilección por el vídeo digital se nota en el mercado, con más de un 90% de los profesionales considerando «importante» al formato. La más perjudicada por este crecimiento parece ser la televisión tradicional, cuyos ratios parecen estar disminuyendo más rápido de lo esperado.