La reorganización empresarial que se vive en la editora de El Economista no se limita al relevo en la cúpula, sino que tiene más recorrido