Inteligencia artificial

DoubleVerify acredita que la IA potencia el fraude publicitario y augura más problemas para editores

| 20 JUNIO 2024 | ACTUALIZADO: 20 JUNIO 2024 11:35

La inteligencia artificial generativa contribuyó al 23% de las acciones de fraude detectadas por DoubleVerify en 2023 e impulsó en hasta un 58% las vinculadas a plataforma de streaming.

Estos son algunos de los datos más significativos de la edición de este año del informe Global Insights de la compañía de verificación y medición, que detectó igualmente un incremento del 269% en la presencia de bots con ánimo de estafa.

Para DoubleVerify esto demuestra que la inteligencia artificial generativa ha facilitado la tarea de simular que tráfico generado automáticamente viene de la mano de personas reales y ha hecho posible igualmente tareas como la creación de webs falsas o la publicación de comentarios impostados sobre aplicaciones que a menudo son igualmente ilegítimas. Si ese impacto en el universo móvil es significativo, las posibilidades de fraude en la televisión conectada se disparan frente a datos previos. En concreto el estudio recoge que en 2023 evolucionaron hasta tres veces más rápido que en 2022.

Y la perspectiva empeora para este año, tal y como señaló recientemente el director de Innovación de DoubleVerify Jack Smith a Digiday. La aceleración de las capacidades de esa tecnología en los últimos meses implican que más actores pueden usarlas con peores intenciones y mejores resultados, lo que tiene “un efecto negativo tanto para anunciantes como para editores”.

De hecho la compañía ha publicado por separado otro informe en el que analiza el papel de la inteligencia artificial generativa en el uso de webs creadas exclusivamente para absorber presupuestos publicitarios (MFA), y concluye que su uso ha hecho posible el aumento de ese inventario que muchos anunciantes quieren evitar en casi un 20%. En todo caso la eficiencia de DoubleVerify en ese aspecto ha quedado en entredicho después de que una investigación mostrara que la revista Forbes operaba un sitio MFA que obtuvo su validación.

La compañía de verificación detectó el año pasado un aumento considerable de esa tecnología en los esquemas fraudulentos que pudo atajar.

Además tanto esa compañía como su rival Integral Ad Science (IAS) están cada vez más en el punto de mira de los editores por eventuales conflictos de intereses al operar tanto para el lado de la compra como para el de la venta. Un ejemplo es la denuncia en abril del año pasado de los editores británicos sobre la comercialización de señales contextuales por parte de esas compañías.

Para algunos actores del mercado tampoco está claro hasta qué punto ambas compañías son diligentes a la hora de evitar la colocación de campañas publicitarias de sus clientes en webs que promueven desinformación. En concreto IAS espera buenos resultados por la mayor demanda de sus servicios en el contexto de la campaña electoral que desembocará en las elecciones presidenciales de EEUU en noviembre.