Pancarta instalada en la sede de Gran Vía (Madrid) de la agencia Sra. Rusmore.

Fuga de empresas en Cataluña: las agencias de publicidad aguantan la presión

| 5 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO: 25 AGOSTO 2020 13:11

El proceso independentista ha provocado en el mes de octubre la fuga de más de 2.000 empresas, que cambiaron su domicilio social de Cataluña hacia otras comunidades de España, principalmente Madrid.

Entre estas compañías hay gigantes del sector financiero (Caixabank o Banco Sabdell), energético (Gas Natural), inmobiliario (Colonial o Servihabitat), infraestructuras (Abertis) o alimentación (Idilia Foods, Pastas Gallo, Mahou San Miguel o Codorníu). Desde el 1-O, una empresa sale de Cataluña cada 15 minutos.

Sin embargo, las agencias publicitarias con sede central en Cataluña han decidido aguantar posiciones. Ninguna de las grandes firmas de la industria ha decidido modificar su domicilio social lejos de la comunidad catalana en el último mes.

Ello a pesar de que desde el 1 de octubre -día del referéndum ilegal- la parálisis en la inversión publicitaria en Cataluña ha sido casi total. Los presupuestos prácticamente se han quedado a cero en las últimas semanas, dada la incertidumbre generada por el procés, según informó DIRCOMFIDENCIAL.

Sobre todo, está suspensión de las campañas publicitarias ha afectado a las compañías de bienes de consumo -muchas de ellas multinacionales-, como son Henkel, Casa Tarradellas, Unilever, grupo Volkswagen o Bimbo. 

Situación que sin duda va a lastrar el crecimiento de la inversión publicitaria en España este año. De hecho, algunos agentes –como i2p– ya auguran que habrá decrecimiento en el gasto publicitario en nuestro país al cierre del ejercicio. No en vano, los anunciantes catalanes aportan aproximadamente el 20% de la inversión publicitaria en España, con casi 1.000 millones de euros en 2016, según Infoadex.

Omnicom es la única de las «big six» publicitarias que permanece en Cataluña, después de que WPP abandonara la comunidad el año pasado.

Aún así, todo esto no ha sido suficiente para que las grandes agencias que tienen su sede social en Cataluña hayan decidido hasta ahora abandonar la comunidad autónoma.

De los seis grandes holdings publicitarios multinacionales que operan en España, solo el grupo Omnicom tiene su domicilio social en Cataluña. En concreto, en la calle Tuset, de Barcelona, donde están domiciliadas agencias como BBDO, DDB o TBWA

El resto de conglomerados de agencias -los grupos Havas, Publicis Dentsu Aegis, IPG  y WPP- tienen sus matrices en Madrid, aunque algunas de sus sociedades dependientes estén en Barcelona.

El grupo publicitario más grande del mundo -WPP- ya hizo el cambio de domicilio en febrero del año pasado, al mudarse desde Barcelona (calle Bolivia, 68-70) a Madrid (Paseo de la Castellana, 53).

En aquella ocasión, la compañía británica explicó el cambio en que la mayoría de sus directivos están establecidos en el Paseo de la Castellana de Madrid, incluido su presidente, Vicente Grau. Sin embargo, esa decisión se tomó en plena efervescencia independentista en Cataluña, proceso impulsado desde hace ya muchos meses.

Otras agencias publicitarias catalanas -que no pertenecen a ninguno de estos grandes grupos- también han decidido quedarse. Es el caso, por ejemplo, de Pavlov, &Rosás, Apple Tree Communications, Paradigma, SantaMarta&Astorga, Dataplanning, Infinity Media o Veritas Media.

Rechazo de la campaña del referéndum

En general, el proceso independentista en Cataluña ha pasado de puntillas por la industria publicitaria.

Sí es cierto que las agencias de medios encargadas de gestionar la publicidad institucional de la Generalitat de Cataluña (Carat, Focus Media, Arena Media y Havas Media) rechazaron hacerse cargo de la campaña del reférendum ilegal, por la inseguridad jurídica que ello generaba.

Entre las asociaciones del sector, solo se ha pronunciado sobre el conflicto de Cataluña la Asociación de Marketing de España. Esta organización emitió un comunicado el pasado 27 de octubre, cuando el Parlamento catalán declaró unilateralmente la independencia: «En unos momentos muy difíciles de para la historia de nuestro país, queremos unir nuestra voz a la de aquellos que piden diálogo dentro de los cauces legales y constitucionales«, decía el escrito.

 

También intervino la agencia Sra. Rushmore (WPP), que está radicada en Madrid. Esta firma colgó el pasado 27 de septiembre un cartel en sus oficinas de la Gran Vía que decía «Parlem?». Esta iniciativa obtuvo respuesta en otras agencias, que llevaron a cabo la misma acción. Fue el caso de Aftershare (firma de Risto Mejide) o de SCPF (también de WPP, con sede en Barcelona).

En el plano individual, muy pocos publicitarios han querido manifestar su opinión sobre el asunto. Una de las poquísimas excepciones ha sido la de uno de los más relevantes: Marcos de Quinto, ex director global de Marketing de Coca-Cola, que se ha mostrado muy contundente en contra de la deriva independentista en Twitter.