Meta redujo en casi una cuarta parte su plantilla en 2023

| 2 FEBRERO 2024 | ACTUALIZADO: 6 FEBRERO 2024 8:42

El año de la eficiencia decretado por Mark Zuckerberg en Meta se saldó con el despido de más de 20.000 trabajadores, lo que supuso la reducción en un 22% de la plantilla hasta dejarla en unas 67.500 personas.

Ese dato emerge de la presentación de resultados del último trimestre de ese ejercicio y es una de las claves que explica que la compañía duplicara su margen operativo al 41% frente al 20% del año previo. Esos costes reducidos en un 8% han coincidido con ingresos de más de 40.100 millones de dólares que se incrementaron un 25%, la mayor mejora en más de dos años, con beneficio triplicado hasta los 14.000 millones.

La compañía consiguió ese repunte entre otras cosas gracias a que la demanda impulsó el precio medio de sus anuncios en un 2% respecto a 2022, lo que contrasta con el desplome del 22% registrado entonces. La cifra consolida una recuperación del negocio publicitario, que compone más del 96% de la facturación total de Meta, que ya venía apuntada por el incremento del 23% del trimestre anterior.

En ella será cada vez más importante el concurso de la inteligencia artificial, que Zuckerberg ya señaló en la presentación de los resultados anteriores como el área más importante de inversión a lo largo de todo el presente año. Prueba de ello es que hace algunas semanas anunció la inversión de 9.000 millones de dólares en la compra de unidades de procesamiento gráfico de Nvidia, los componentes más valorados en esta nueva carrera por sus prestaciones para operaciones que requieren tanta capacidad de computación. Meta escalará el uso de esa tecnología para ayudar en la creación de campañas y mejorar su eficiencia en un escenario en el que los reguladores y tribunales ponen coto a su modelo tradicional de segmentación.

El gigante de la web social comenzó 2024 con un 22% menos de trabajadores tras prescindir de más de 20.000 de ellos y gracias a ello redujo costes en hasta un 8% en la recta final.

La tendencia positiva también alcanza en parte al segmento de realidad virtual y aumentada del gigante de la web social, que acumula 42.000 millones de dólares en pérdidas desde finales de 2020 tras otros 4.650 en rojo en el trimestre de referencia. Pero la facturación por venta de dispositivos creció en más de un 47% frente al año previo para superar los 1.000 millones por primera vez, especialmente gracias al impulso del nuevo Quest 3. En todo caso Meta prevé que las pérdidas operativas vinculadas a esa apuesta “se incrementen de forma significativa año sobre año”.

Ese contexto ha ayudado a que Meta comience a repartir el primer dividendo de su historia, de 50 centavos por acción, una operación que va de la mano con el aumento en 50.000 millones de dólares de la partida destinada a recompra de acciones. En total lo previsible es que la compañía devuelva unos 5.000 millones al año a sus inversores y de ellos alrededor de 700 irán a parar directamente a Zuckerberg.