Josep Pedrerol, presentador de El Chiringuito de Jugones, se vanagloriaba hace menos de un mes de que su equipo de colaboradores eran una piña.